Para Costa Rica, el apoyo de CBIT va más allá de una forma más transparente de hacer inventarios de GEI. Se trata de crear valor para diferentes ministerios y de ayudar al sector privado y a la sociedad civil a entender lo que está haciendo el gobierno con respecto al cambio climático. La forma de hacerlo es proporcionar acceso abierto a los datos del sistema nacional de métricas en cambio climático (SINAMECC).

Entrevista con Agripina Jenkins Rojas, de la Oficina de Cambio Climático del Ministerio de Medio Ambiente y Energía de Costa Rica

Costa Rica ha sido muy activa en el cambio climático y el medio ambiente, y también ha tomado medidas en materia de transparencia de las acciones climáticas. ¿Por qué es importante para Costa Rica fortalecer su sistema de transparencia climática?

Voy a hacer un poco de historia con respecto a esto. Costa Rica tiene una historia de un país amigable con el medio ambiente y, cuando estábamos en la inminencia de tener el Acuerdo de París, una de las primeras cosas que decidimos, como país, era ser ambiciosa. No solo la ambición sobre los objetivos para París, sino también tener una manera de informar sobre esos objetivos, de una manera realmente transparente. Eso se remonta a una enmienda que teníamos en el país con nuestra política de datos nacionales y la necesidad de desglosar los silos de conocimiento, en los que a veces tiene la información en el Ministerio de Medio Ambiente y Energía y tiene la información en El Ministerio de Obras Públicas y Transporte, pero no se están hablando del todo bien. Esto se debe principalmente a nuestras circunstancias nacionales en las que muchas personas a menudo no ven la necesidad de compartir información, especialmente si no les parece útil.

Por lo tanto, parte de tener el marco de transparencia del Acuerdo de París estaba relacionado con la presentación de informes a nivel internacional, pero la parte más importante era tener un sistema que nos permita, en Costa Rica, tener información disponible a nivel nacional y tomar decisiones políticas basadas en Sobre la realidad actual del país. Ese tipo de información nos permitirá tomar decisiones de manera transparente y permitirá que la sociedad costarricense también obtenga esa información. Por ejemplo: si eres parte de la academia, puedes hacer tu propia investigación sobre esa información; Si desea saber qué está haciendo el Ministerio de Medio Ambiente y Energía con respecto al cambio climático, puede tener esa información; y también puedes saber qué está haciendo el Ministerio de Transporte al respecto. Hay datos que necesita como creador de políticas para tomar decisiones, pero también permite a los ciudadanos auditar lo que está haciendo el gobierno.

Costa Rica fue uno de los primeros países en acceder a fondos CBIT. ¿Cómo fue ser uno de los favoritos?

Tan pronto como vimos de qué se trataría el Acuerdo de París, nos dimos cuenta de que: bueno, tenemos el artículo de la decisión que crea el CBIT, y estábamos listos y queríamos tener este marco de transparencia. No es como si SINAMEC (el sistema nacional de indicadores del cambio climático) se creara debido al Acuerdo de París, ya estábamos pensando en hacerlo antes de París. Queríamos tener una forma más eficiente y transparente de hacer inventarios de GEI, y queríamos brindar apoyo a las personas que lo hacen. Ya que ellos siguen las pautas establecidas por el IPCC para hacer el reporte.

Por supuesto, también es la forma en que queremos desarrollar nuestro país. Si leen el NDC de Costa Rica, dice que estamos en el camino de la descarbonización de nuestra economía, y esto fue anterior al Acuerdo de París. El Acuerdo ahora no solo dice lo mismo en el artículo 4, sino que Costa Rica ya había hecho ese compromiso hace mucho tiempo, en nuestro bicentenario, cuando hicimos una divulgación voluntaria acerca de ser carbono neutral en 2021. Entonces, ya teníamos ese tipo de compromiso y luego presentamos el NDC y decimos que esta es la forma en que lo vamos a hacer. Pero luego debe darse cuenta de cómo lo va a hacer, no solo se trata de ser transparente, sino que también crea valor para el resto de nuestros colegas en los otros ministerios y también para que el sector privado entienda lo que estamos haciendo. Para nosotros, una de las formas de hacerlo es, por supuesto, proporcionar el acceso abierto a los datos, para que todos puedan acceder a ellos.

Veo. Entonces, cuando estaba diseñando el proyecto CBIT, ¿fue un ejercicio que involucró a diferentes ministerios?

Recibimos la ayuda de la asociación DTU del PNUMA, que nos ayudó en el alcance y la visión. Entonces, sí, era intergubernamental, pero el sector privado también estaba allí porque muchos datos para MRV (medición, informes y verificación) en Costa Rica, y creo que a nivel mundial, serán alimentados por el sector privado. Al final del día, el sector privado es el que hace necesaria la transformación para todo lo que tenga que ver con el cambio climático. El gobierno, por supuesto, da las pautas e indica el camino, pero el sector privado necesita incorporarse y decir: usted sabe qué, esto es realmente importante para nosotros y debemos ser más eficientes. Y de esa manera hemos estado hablando sobre el cambio climático al sector privado: se trata de eficiencia.

Derecha. Con respecto a la participación del sector privado, estoy seguro de que esto no es algo que suceda de la noche a la mañana. ¿Puede contarnos un poco cómo sucedió esto en Costa Rica, qué ha funcionado y qué no funcionó?

Sí. El sector privado ha comenzado a participar más claramente a bordo, con un programa creado que es el programa sin emisiones de carbono. Es un programa voluntario al que puede adherirse, si tiene una empresa y desea ser neutral en emisiones de carbono. Usted pasa a través del programa y luego obtiene un certificado o un reconocimiento, que es un sello que no puede usar en su producto sino en su organización, lo que demuestra que es neutral en emisiones de carbono. Este es un esquema voluntario que tenemos, tenemos más de 130 empresas ya involucradas, que son de carbono neutral o al menos tienen el inventario de GEI, lo cual es un gran esfuerzo si lo piensas. En caso de que no conozca los inventarios, deberá contar con asistencia y le brindaremos mucha información. Ese fue el primer enfoque, podría decir, sobre la neutralidad del carbono en Costa Rica.

Ahora, tenemos la versión de carbono neutral 2, que no es solo para la organización, sino también para las provincias o distritos. Hay pautas sobre cómo puede ser un distrito neutral en emisiones de carbono. Eso significa que necesita medir todas sus emisiones como distrito, a nivel subnacional. Entonces, ahora tenemos un programa piloto para diferentes municipios de 6, están trabajando en eso con el apoyo de GIZ, y están estudiando, por ejemplo, cómo obtengo información de las compañías que están dentro de mi distrito sobre emisiones. Nuevamente, si lo piensa, estos son cambios sustanciales, y un resultado interesante es que los municipios deben ponerse en contacto con lo que sucede en el sector privado dentro de su área.

Pero también hay otro enfoque para llegar al sector privado, y ese fue el NAMA (acciones de mitigación apropiadas a nivel nacional). Nuestro primer NAMA fue el Coffee NAMA y contó con la participación plena de nuestro Instituto del Café. El Instituto del Café en Costa Rica, su junta directiva, es principalmente el sector privado. Es la cámara de tostadores, productores y también el Ministerio de Agricultura y Ganadería tiene una silla allí, y esa institución está totalmente comprometida con el café. La única manera de hacer una transformación en ese sector era que el sector privado y una institución como esta estuvieran convencidos de ese cambio. Así que ese es otro enfoque. Y, por supuesto, está el NAMA del ganado, y allí tenemos la Cámara Nacional de la Leche y también la Corporación para el Ganado. Una cosa interesante es que tenemos esos dos sectores, porque son grandes emisores, en Costa Rica para el sector agrícola. Pero también tenemos, por ejemplo, la Corporación para el Banano que toca la puerta del Ministerio de Agricultura y Ganadería y el Ministerio del Medio Ambiente y dice: necesitamos esto, queremos un NAMA para el sector del banano.

Por lo tanto, el sector privado no solo es parte de esto, se beneficia de esto, sino que también está llamando a la puerta y diciendo que lo quieren. Han visto que funciona para el café, y están convencidos no solo de la eficiencia, sino que también ven una forma de calificar los productos de Costa Rica. ¿Por qué? Debido a que la producción en Costa Rica es costosa, en comparación con otros países de América Central, además, no tenemos tanta tierra para producir grandes cantidades de productos agrícolas. Tenemos 52 por ciento de área cubierta de bosque y usted necesita producir en el resto. Y aquí lo que podemos hacer es decir que no solo está comprando una bolsa de café de buena calidad, sino que también está comprando café de un país donde se han implementado leyes sociales, que tiene un 52% de área forestal, y que produce café que es bajo en emisiones de GEI.

¿Puede contarnos un poco acerca de cómo el apoyo del CBIT se incorporará a la visión de transparencia de Costa Rica?

Se trata principalmente de la unidad de planificación estratégica, la unidad que será como el cerebro detrás del SINAMECC. En este momento, en Costa Rica no hay manera de que podamos crear una nueva unidad o una nueva institución porque estamos en una situación fiscal que no lo permite y también la opinión pública es que el gobierno es demasiado grande. Por lo tanto, esta unidad de planificación estratégica estará formada por personas que ya se encuentran en la Universidad de Costa Rica, en el Ministerio de Transporte, etc. Y pondrán sus opiniones y conocimientos de expertos sobre cómo funcionará el marco de transparencia en Costa Rica y cómo mantenerlo. Pero esta unidad no solo mirará los proyectos, sino que tomará un enfoque programático. Esto significa que tendrán que ver toda la planificación de Costa Rica con respecto al cambio climático y hacerlo transversal. Ya tuvimos conversaciones con el Ministerio de Finanzas y el Ministerio de Planificación porque nuestro nuevo plan de desarrollo, que generalmente se establece cada año 4, ahora tendrá el cambio climático no como parte del Ministerio de Medio Ambiente sino como un tema transversal. Entonces, este tipo de análisis transversal, necesitamos más personas para hacer eso y necesitamos su experiencia.

Sé que Costa Rica tiene experiencia con el aprendizaje de igual a igual con Red INGEI, pero ¿podría proporcionar otros ejemplos de participación de Costa Rica en el intercambio de conocimientos o experiencias similares?

R: Estamos realmente abiertos a ese tipo de experiencia. Hay, por ejemplo, conversaciones informales con nuestros colegas de Colombia sobre lo que están haciendo, porque también son negociadores de las negociaciones sobre el cambio climático y estamos negociando en el mismo grupo, por lo que tenemos un contacto muy cercano con ellos. Tenemos mucha experiencia con diferentes proyectos. Por ejemplo, para el NAMA de café que mencioné anteriormente, hubo experiencias con República Dominicana, Perú y, si no me equivoco, también con Honduras. Tenemos la experiencia de la gente que pregunta: hemos escuchado lo que está haciendo con un NAMA y queremos ver lo que está haciendo. Eso está ocurriendo a menudo en Costa Rica.

Pero también tenemos mucha experiencia con otros temas, y eso es por más de 25 años. El primero, diría, es esta cosa importante en la que queremos convertirnos, que es un centro verde. Un centro verde es el centro para el conocimiento sobre la descarbonización de las economías. Para esto, tenemos mucha experiencia en dos cosas clave: la primera es la energía renovable: Costa Rica produce más del 90% de su energía a partir de fuentes renovables, y eso ha sido así durante mucho tiempo. Y el otro es nuestro pago por servicios ambientales: éramos el país 1st en el área tropical para cambiar la tasa de deforestación y para reforestar hasta el punto en que nos encontramos ahora. Tenemos mucha experiencia en estos dos y muchos países que vienen a Costa Rica para ver lo que hemos hecho.

También queremos tener lo mismo con SINAMECC. Uno de los aspectos clave de SINAMECC es la disponibilidad de datos, y es por eso que se basa en datos abiertos; y la otra es que es un software de código abierto, lo que significa que los países pueden usarlo y cambiarlo según sus circunstancias nacionales. Existen herramientas con licencia disponibles para los países en desarrollo, y quizás son realmente un buen software, pero si no tiene el presupuesto para comprar nuevas licencias o renovar esas licencias, ¿qué puede hacer? Hemos pasado por eso también en Costa Rica, y resultó que tuvimos que olvidarnos de ese sistema y obtener uno nuevo porque no hay manera de que podamos pagar miles de dólares por esas licencias.

Sé que esto puede ser controvertido, pero para nosotros es muy importante que seamos dueños de nuestro sistema. No solo a nivel internacional sino también a nivel nacional. ¿Qué sucede cuando no tienes sistemas que puedan hablar entre sí, como entre los ministerios 2? Eso es realmente malo para nosotros. Por lo tanto, debemos pensar no solo en términos de datos abiertos y si podemos comprar una licencia para todos, sino también si el sistema es bueno para nosotros. Para nosotros no es lo mismo construir nuestro propio sistema o usar un sistema que proviene de un país desarrollado y adaptar el sistema al contexto de un país en desarrollo. En general, necesitamos tecnología que pueda funcionar en nuestro contexto.

Así que estamos realmente abiertos a compartir el conocimiento. No es algo que queremos mantener para nosotros mismos. Como mencioné, no sirve de nada si solo Costa Rica puede aplicar esta tecnología o si solo otro país puede aplicarla. El valor del conocimiento aumenta cuando se comparte y queremos estar ahí para la comunidad.

Ahora, centrándonos en la plataforma CBIT: ¿cómo crees que podemos hacer que sea útil para el aprendizaje de igual a igual? ¿Cómo puede ayudar la plataforma?

Creo que lo que vi se ve bien, pero todavía tenemos que descubrir cómo a nivel nacional vamos a alimentar esa plataforma, por lo que será útil para otros países. La herramienta de autoevaluación será realmente útil porque nos hará evaluar lo que estamos haciendo y cómo lo estamos haciendo, y eso es realmente importante. Pero primero tenemos que descubrir cómo lo haremos, en el país, y obtener esos comentarios. Es bueno que la plataforma no solo sea como un repositorio de documentos, sino que también nos permite mantenernos al día con el proyecto y evaluar cómo estamos haciendo el proceso.

Por ejemplo, estábamos discutiendo acerca de tener la evaluación una vez al año, o cada mes de 6, y muchas personas dijeron que la evaluación permitirá ver el progreso del proyecto. Entonces, necesitamos la herramienta de evaluación para demostrar que no es solo el trabajo de una persona, sino el trabajo de un equipo. Creo que es una gran oportunidad, no solo para saber qué están haciendo otros países sino también a nivel nacional para mantenerse en el camino. Y a veces también ocurre un cambio y la persona que solía trabajar en la agencia ya no está allí, o la persona que trabaja en el ministerio ya no está allí. Cuando tenga ese tipo de cambio, será útil tener la información sobre el proyecto en la plataforma. Las personas pueden alejarse del ministerio o la agencia, y probablemente toda la información sobre el proyecto está en el ministerio, pero se necesita tiempo para averiguarlo, y puede ser más fácil y rápido solo para ir a la plataforma CBIT. Creo que es importante que la plataforma también evolucione con los proyectos.

Sí. La idea es ajustar la plataforma CBIT a las necesidades de los países, a medida que comienzan a implementar los proyectos y entender qué funciona y qué no funciona.

Tenemos que lidiar con proyectos y plataformas que necesitan evolucionar, y algunas veces, si no tenemos el tiempo o los recursos para hacerlo, desafortunadamente, esto puede hacer que las personas no los usen. Así que creo que ese es un factor clave: el hecho de que podemos dar retroalimentación a la plataforma y hacer cambios. Creo que eso nos permitirá mantenernos en el buen camino.

25 Septiembre 2018

0
Comentarios
Quiénes somos

Agripina Jenkins Rojas es asesor de la Oficina de Cambio Climático del Ministerio de Medio Ambiente y Energía desde 2015. Su trabajo apoya principalmente la implementación del NDC de Costa Rica y los problemas de gobernabilidad. Además, está brindando apoyo técnico en temas de transparencia, bajo la CMNUCC, y apoya al Equipo de Negociación de Costa Rica.


Comentarios

Dejanos un comentario

*
*

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.

*
Los comentarios sobre CBIT son moderados y deben ser de tono profesional y sobre el tema. Nos reservamos el derecho de eliminar publicaciones a nuestra entera discreción. Por favor vea nuestro comentando pautas para mayor información.